JAMONES BLÁZQUEZ

Empresa con una larga trayectoria en el mundo del jamón ibérico. Y es que con casi 90 años de experiencia elaborando jamones y paletas, se ha convertido en un referente internacional a la hora de encontrar un buen producto. Un sabor y una textura que disfrutan los más sibaritas del «mundillo».

muchos platos con jamon blazquez cortado, tienen palillos de pan por encima.

Sus jamones están presentes en los mejores hoteles del planeta. También se pueden encontrar en restaurantes de alta cocina. Y es que no cabe duda que la familia Blázquez elabora «posiblemente» los mejores jamones y paletillas ibéricas de la Dehesa de Extremadura.

asi es la dehesa donde se alimentan los cerdos ibericos de blazquez.

Sus productos cuentan con el sello «Denominación de Origen Protegida de Guijuelo». Esto significa que estás ante un producto que tiene unas características y unas cualidades sobresalientes. Es realmente complicado que compres un jamón Blázquez y te salga malo.

sabrosas lonchas de jamon cortadas por un profesional.

Una gran marca comprometida con la calidad de un producto final formidable. Controlan todo el proceso de elaboración. No es raro encontrar un jamón blázquez en restaurantes «top» de la gastronomía. Algo que parece ir en concordancia con el precio final. Aunque eso si, elegir un producto de esta marca es siempre un gran acierto 🙂

una encina con bellotas, vista de cerca.

Llevan 6 años consecutivos ganando el premio «Sabor Superior» con la máxima puntuación. Un jurado integrado por chefs y expertos sommeliers de todo el mundo son los encargados de puntuar los jamones finalistas. Yo nunca formé parte de este jurado pero te doy mi palabra de que tiene un sabor alucinante.

cortando jamon de bellota blazquez.

Controlan todo el ciclo de vida del jamón. Desde la cría del animal, la elaboración, el secado, el curado perfecto y la distribución del producto hasta el consumidor final. Yo formo parte de este último ya que hace unos meses me auto regalé una paleta ibérica «admiración». Estoy seguro al 100% que repetiré la compra 😛

Jamones y paletas «Blázquez»

Cada pieza de esta selección de productos ha sido cuidadosamente seleccionada. Aquí encontrarás únicamente los jamones y paletillas elegidas por gran singularidad. Tras más de nueve décadas se sigue realizando un estricto control en todo el proceso. Y esto es algo que te das cuenta en cuanto le das el primer bocado.

jamon cortado sobre un plato de pizzara.

Cada proceso es supervisado por expertos profesionales. Como dato curioso los jamones y paletillas de cebo ibérico tienen una curación de 24 meses. En cambio los ibéricos de bellota llegan a los 36 meses de curado. Son los conocidos como «admiración», el producto estrella de Blázquez.

cortador profesional sacando unas lonchas de un jamon de admiracion.

Todos los productos provienen de raza ibérica 100% pura. Como curiosidad deciros que la casa Blázquez cría sus propios cerdos. Los cruces entre estos animales han mejorado y atribuido un mejor sabor y textura al producto final. Se nota que cuando controlas todo el proceso el producto final no tienen competidor 😉

El jamón ibérico

Procedente de las patas traseras del cerdo. Blázquez solamente produce jamones procedentes de raza porcina 100% ibérica. La única diferencia es que uno ha sido alimentado a base de piensos, cereales y leguminosas. Y el otro se ha alimentado de bellotas caídas en la Dehesa Extremeña.

el jamon admiracion de blazquez, una obra de arte de la gastronomia.

Un jamón que cumple todas tus expectativas. Vas a disfrutar como nunca saboreando este delicioso jamón. He seleccionado uno de cebo ibérico y otro de bellota. Este último recibe el nombre de «admiración», emblema y estandarte de esta firma con mucha historia.

Jamón de cebo

Procedente de cerdos alimentados con piensos naturales. También incluyen cereales y leguminosas en su dieta. El animal vive libremente por la Dehesa, llegando a tener hasta 2 hectáreas para él solito. Al gozar de esta libertad ejercitan su musculatura y esto se nota en una mejor infiltración de grasa en la carne.

El curado ha sido de forma tradicional como es costumbre en esta marca. La duración es de aproximadamente 24 meses. Tiene un sabor intenso y que se disfruta en cada bocado. Un jamón de cebo de campo capaz de hacerle sombra al mejor jamón de bellota que tenga el mercadona o el carrefour 🙂

Jamón de bellota «admiración»

El producto más destacado de la casa Blázquez. El más galardonado y más deseado por expertos sibaritas de la gastronomía mundial. Un producto único en el mundo al que han decidido darle el nombre de admiración. Imagino que es de tanta calidad que debemos admirarlo, pero créeme si te digo que yo prefiero «devorarlo» 😛

Se nota cómo décadas de tradición han dado como resultado un jamón de tal magnitud. Si eres un comensal exigente, entonces este debe probar este jamón. Un sabor excepcional en el que se perciben la buena calidad de la carne. Fruto indiscutible de una alimentación rica en bellotas de la Dehesa de Extremadura. El curado para este jamón ha sido de 3 años.

Paleta ibérica Blázquez

Un producto 100% natural, sin gluten, sin lactosa, sin conservantes y sin aditivos. Una paletilla curada de forma natural durante 24 meses. Dos años cuidándola y asegurándose de no mermar la calidad final. Y es que ya puedes tener la mejor materia prima del mundo que si el curado es malo el resultado será igual.

la paleta entera de admiracion.

Nos encontramos con dos tipos de paletas ibéricas en la familia Blázquez. Las dos proceden de cerdos pura raza ibérica. La única diferencia es que la paletilla «admiración» proviene de animales que han comido bellotas durante sus largas travesías de montanera por la Dehesa Extremeña.

Paletilla de cebo

Cuando hablamos de paleta o paletilla nos referimos a las patas delanteras del cerdo. Son de un tamaño menor que el jamón. También tienen menos carne. Pero sin lugar a dudas la que tiene es de primerísima calidad. Y es que la paletilla ibérica tiene un sabor incluso mejor que el del jamón.

Con una curación mínima de 24 meses esta paleta es todo un lujo para nuestro paladar. Yo no se como lo hacen pero su paletilla de cebo de campo se podría vender como ibérica de bellota. Si este es el sabor que tiene la paleta de cebo blázquez, no me puedo imaginar el sabor que tendrá la paletilla «admiración»… ¿O tal vez si? 😛

Paletilla de bellota «admiración»

Así es querido amigo o amiga que me lees, esta es la fantástica paletilla que me auto regalé hace unos meses. Actualmente vivo solo y un jamón me vendría muy largo. Así que prefiero ir probando paletillas de diferentes marcas para ir haciendo una pequeña selección de las que más me han gustado.

El sabor de esta pieza me dejó sin palabras. Mira que suelo probar paletas buenas pero de esta guardo muy buen recuerdo. Se nota que le dan el mismo trato de «admiración» que reciben los jamones. La deliciosa carne con su veta de grasa bien infiltrada se disfruta «rico» en el paladar. Sin duda alguna una compra acertada 😛

Jamón deshuesado al estilo Blázquez

Esta gran marca también cuenta con jamones sin hueso. La pieza entera ha sido deshuesada para facilitarnos la vida a la hora de cortar el jamón. Yo prefiero el de toda la vida, el que puedes colocar en el jamonero y cada vez que te acercas a la cocina con hambre te cortas unas lonchitas 😛

El sin hueso de cebo

Mismo sabor que el jamón de cebo blázquez pero con la comodidad de haber sido despojado del fémur y el omóplato. Procede de cerdos alimentados con piensos naturales y cereales. Un jamón entero y deshuesado con un peso aproximado de cuatro kilos y medio.

Recuerda que este tipo de jamón necesita de otros cuidados diferentes. Al no tener hueso se debe consumir de manera más rápido que uno normal. Solamente así podrás disfrutar del sabor perfecto en cada bocado. Se debe guardar en la nevera tapado con film transparente para una mejor conservación.

El sin hueso de bellota

Para este jamón vas a necesitar un jamonero de pinzas o de tenaza. Esto en caso que vayas con idea de cortarlo a cuchillo. También puedes utilizar una máquina de cortar fiambres para sacar unas lonchas con el grosor que más te guste. Como puedes ver las opciones son variadas.

JAMON DE CEBO DE CAMPO BLAZQUEZ DESHUESADO
  • Jamón ibérico de Isidoro Blázquez, entero y deshuesado, procedente de cerdos alimentados con...
  • Son curados de manera tradicional y artesanal durante un proceso mínimo de 24 meses, lo que le...
  • Peso de 4,8 Kg aproximadamente.

Este es el jamón ibérico deshuesado «admiración». Toda la calidad del pata negra de blázquez pero sin el hueso.El animal ha sido criado en la Dehesa de Extremadura perteneciente a la d.o.p. de Guijuelo. La curación para esta pieza ha sido de unos 36 meses aproximadamente.

Los embutidos de la casa Blázquez

Con el mismo cariño que hacen los jamones elaboran este delicioso embutido ibérico de bellota. La materia prima es la misma que la que se utiliza para sus productos «admiración». Así que no te extrañe que al meterte un trozo en la boca disfrutes tanto como si fuera una loncha del galardonado «pata negra de Blázquez» 😛

unas longanizas secandose y curandose en una bodega de esta empresa.

El proceso de elaboración es el mismo que llevan siguiendo durante generaciones. Realmente no es el mismo ya que se han ido implementando muchas mejoras que hacen del producto final toda una «delicatessen». Puedes disfrutar de estos ibéricos en restaurante de alta cocina, aunque también puedes comprarlo aquí mismo 🙂

Lomo ibérico

Tiene una calidad excepcional y te voy a contar cómo lo se. Resulta que como todos los años nos juntamos unos cuantos amigos y vamos a comer a un restaurante caro, de esos que cuando te traen la cuenta sueltas una lagrimita. Pedimos jamón y embutido ibérico para el centro de la mesa.

taco o barra de lomo iberico, se puede ver que es iberico de bellota por la grasa infiltrada que tiene.

Yo no soy persona de tener lomo ibérico de bellota en la casa, pero si que es algo que los disfruto cuando lo como. El tema es que cuando probé el lomo lo primero que se me pasó por la cabeza fue llamar al metre de sala y preguntarle por la marca. Así que posiblemente esta nochebuena me lleve uno para compartirlo con la familia 😛

Chorizo ibérico de bellota

No soy persona de comer chorizo pero este seguro que está bueno. La materia prima procede de los mismos cerdos de los que elaboran paletas y jamones admiración. No es de extrañar que tenga un sabor exquisito y es que ha sido curado nada mas y nada menos que 36 meses en bodega.

rodaja de chorizo de la marca blasquez.

Recuerda que estamos hablando de una pieza de más de un kilo de peso. A mi forma de ver es bastante cantidad para una sola persona así que no te olvides de compartir este manjar con tus seres queridos. Imagina un plato de paletilla ibérica junto a otro con lomo y chorizo. Te aseguro que se queda el plato limpio 😛

El secreto de un buen producto está en la genética excepcional del animal

Blázquez cuenta con más de treinta mil hectáreas de praderas por donde los cerdos comen y pastan en libertad. Yo trabajo en el campo y te puedo confirmar que eso son muchas hectáreas. Están repartidas por la región de Extremadura, Salamanca y parte noroeste de Andalucía.

los cerdos de blazquez campeando por la dehesa.

A lo largo de la historia de la familia Blázquez han sido muchas las crías de cerdos que llevan a sus espaldas. Los mejores ejemplares son seleccionados para mejorar la genética descendiente del cerdo ibérico. Son animales sanos y fuertes y eso se nota en la calidad del producto final que llega al consumidor.

este es el alimento que consigue ese sabor tan excepcional del jamon.

Por toda la zona de la Dehesa pueden encontrar pasto, bellotas y manantiales donde poder calmar su sed. No es de extrañar que estén tan comprometidos con su trabajo que hayan decidido sacar su linea de productos «admiración». Sin duda alguna se puede notar tanto esfuerzo y dedicación al saborear cualquiera de sus productos.

estos animales se alimentan de bellota que encuentran bajo chaparros,encinas y alcornoques.

Cada cerdo cuenta con un espacio aproximado de 2 hectáreas. Esto no significa que el animal esté encerrado en ese espacio, simplemente es el número que sale de dividir las más de treinta mil hectáreas entre los cerdos que viven en ellas. Hay muy pocas empresas cárnicas que miman tanto a sus animales, así que no me queda otra que quitarme el sombrero 😛

La familia Blázquez, conoce su historia

Fue en el año 1932 cuando Isidoro Blázquez y su esposa Teresa Martín dejan todo para dedicarse a la elaboración de jamones y embutidos. Cabe destacar que la temprana participación de su hijo Jacinto en el negocio familiar fue de gran ayuda para conseguir ese toque de «admiración» que podemos encontrar en sus productos.

en este lugar inicia la empresa jamonera blazques.

Aquello fue el comienzo de una empresa que actualmente distribuye jamones y productos ibéricos por todo el mundo. Con cerca de 90 años de historia. Una tradición familiar que ha seguido generación tras generación apostando fuerte por mejorar la experiencia del consumidor final.

asi campean los cerdos ibericos por la dehesa.

Para conseguir esto ha sido necesario mejorar todos los procesos. Desde la crianza del animal hasta el curado más perfecto. En Blázquez no se ha buscado conseguir beneficio económico por encima de todo. Lo que se busca es conquistar nuestro paladar con un producto de calidad absoluta.

el exito detrás de una empresa jamonera se debe a la calidad del producto final.

Esta singular aventura comienza en Crespos, un pueblo de la comunidad de Castilla y León. Jacinto fue un niño precoz y a sus 14 años ya se dedicaba en cuerpo y alma ayudando a sus padres en todo lo posible. Veamos cronológicamente como fueron aconteciendo los hechos de su historia:

1932. Isidoro Blazquez y Teresa Martín fundan en la localidad de Crespos una pequeña empresa familiar dedicada a la elaboración de jamones ibéricos. Personalmente me encanta cuando un matrimonio decide dejarlo todo atrás para dedicarse plenamente a lo que le apasiona.

1945-1965. En esta época Jacinto se empieza a encargar personalmente de visitar a otros productores para comprar los mejores ejemplares de cerdo ibérico. Estamos hablando que con catorce años ya se encargaba de seleccionar la rama principal del árbol genealógico de una genética porcina excepcional. Durante este período fueron adquiriendo terrenos de la Dehesa de Extremadura para la crianza de los animales.

1980. Aquí entra en escena parte de la tercera generación de la familia Blazquez. Isidoro, el hijo de Jacinto, es el encargado del proceso de distribución y venta de sus procesos. Es a partir de este momento cuando la marca comienza realmente su expansión por todo el territorio nacional.

1985. Las instalaciones empiezan a quedarse pequeñas y deciden que ha llegado el momento de modernizar la empresa. Esto incluye nuevas salas de despiece y de curación. El control de calidad se vuelve más riguroso aportando de esta forma más valor a sus productos. Debido a todos estos cambios se empieza a coquetear con el mercado Europeo.

1994. Debido a la buena acogida de sus productos no tienen otra opción que seguir ampliando la empresa. Así que montan una nueva fábrica en la localidad de Guijuelo. Es en esta zona donde se curan y se almacenan sus productos.

2004-2007. La empresa sigue su ritmo de escalada exponencial, así que es hora de abrir otra fábrica. Deciden que el mejor lugar es en Guijuelo, así que dicho y hecho. En esta época los avances tecnológicos han evolucionado mucho, así que deciden incorporar todas las mejores existentes en esta nueva fábrica. Se sigue comprando tierras para que el cerdo goce de una mayor libertad. La oficina central se traslada a Salamanca.

2010. Sus productos empiezan a llegar al mercado internacional. Adquieren una nueva fábrica de jamones en la localidad de Peñaranda. De esta forma se consigue aumentar la producción total. Cabe destacar que Blázquez da trabajado a cientos de trabajadores.

Esta es la historia de una familia unida que ha conseguido llevar sus productos a más de 30 mercados por todo el mundo. Cuidando cada proceso al detalle y estando al día de todas las mejoras que van saliendo para mejorar la vida del animal y de los procesos de elaboración. Y es que cuando las cosas se hacen bien los éxitos llegan solos 😛

Además de comprar un jamón Blázquez de tan alta calidad, también te puede interesar: